Desafía Hong Kong a hegemonía china

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En el séptimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong, en contra de una ley que pondría en peligro la autonomía de la ciudad respecto a China, la policía disparó balas de goma y gases lacrimógenos en enfrentamientos con manifestantes, en un nuevo frente contra lo que muchos ven como una mayor erosión de las libertades en Pekín.

Miles de manifestantes acudieron a la oficina de representación de China en la excolonia británica, en un desafío directo a las autoridades del régimen comunista, sólo unas horas después de las últimas manifestaciones para sacudir a la central financiera asiática.

Millones han salido a las calles en los últimos dos meses, en una demostración de fuerza sin precedentes contra la líder de Hong Kong, Carrie Lam, quien provocó la peor agitación social desde que regresó al gobierno chino, hace 22 años.

Activistas vestidos de negro, muchos con máscaras, desafiaron las órdenes de la policía y marcharon más allá del punto permitido, mientras se dirigían hacia la Oficina de Enlace chino.

Algunos inconformes arrojaron huevos contra las paredes del edificio de representación de Pekín, otros la pintaron con graffiti mientras mantenían la presión sobre el asediado gobierno de la ciudad para atender sus pedidos de una investigación independiente de las denuncias de brutalidad policial durante las recientes manifestaciones.

Cientos de policías antidisturbios se enfrentaron con disidentes a más de un kilómetro de la oficina china.

En un comunicado, el gobierno de Hong Kong condenó “enérgicamente el cerco malicioso”.

De acuerdo con organizadores de las movilizaciones, se planean más demostraciones de rebeldía en los próximos fines de semana, lo que representa el mayor desafío popular para el líder chino, Xi Jinping, desde que asumió el poder en 2012. Para el Partido Comunista gobernante, la estabilidad es una prioridad abrumadora.

En una estación de tren en el distrito de los Nuevos Territorios de Yuen Long, se escucharon gritos cuando las personas que habían asistido a la manifestación fueron atacados por hombres con camisetas blancas, algunos armados con palos, cuando llegaban a casa.

La agitación se produce en un momento delicado para Pekín, que está lidiando con una disputa comercial con Estados Unidos, una economía debilitada y tensiones en el Mar de China Meridional.

Imágenes recientes de la policía disparando balas de goma y gases lacrimógenos cerca del distrito financiero de la ciudad, así como escenas caóticas de manifestantes que asaltan la legislatura fueron transmitidas en vivo al mundo, excepto en la China continental, donde fueron bloqueadas por muchos sitios de medios sociales.

La fuerza policial de la ciudad ha sido objeto de escrutinio luego de que los oficiales dispararan, también, balas de goma y gases lacrimógenos el mes pasado para dispersar a los manifestantes en una de las peores violencias que han afectado a Hong Kong en décadas.

Aunque la ley de extradiciones, que causó todo el caos actual, ya fue archivada por parte del gobierno en el Parlamento, los grupos inconformes alegan que no se ha eliminado por completo. Además de exigir que desaparezca plenamente de la agenda legislativa, piden la renuncia de Carrie Lam, la jefa Ejecutiva de Hong Kong, quien sólo se limitó a pedir disculpas “por un proyecto que fracasó”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.